Meditación

LIFESTYLE

Equilibrio entre mente, cuerpo, espíritu y emociones ¿Cómo lo logro?

Soy fiel creyente de que las personas para estar en armonía deben tener un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu (yo como psicólogo positivo incluyo las emociones). Muchas veces pensamos que es suficiente hacer ejercicios, o sonreír una vez al día o ir a misa un domingo. Primero, quiero aclarar que la espiritualidad para mí no se trata de rezar o de ir a misa, creo en Dios y claro que influye, pero creo que el sentido de la vida, la conexión interior con un ente superior y la fe, explicaría la espiritualidad mejor que nada.

El cuerpo debe ser nuestro templo y debemos cuidarlo con la práctica de alguna actividad física diaria, comida saludable y cuidado personal, puede sonar banal pero consentirnos es agradecerle a nuestro cuerpo: Una mascarilla, cuidar nuestros dientes, hacernos mani y pedi, aplicarnos cremas, hasta la limpieza personal! Por otro lado, sé que es difícil, o para mí lo es, comer saludable pero debo decirles que hasta el humor me cambió cuando cambié mi menú!!! Es mentira que no disfruto un chocolate, es mentira que no como hamburguesa y es mentira que sigo la dieta de Lalefit al pie de la letra, pero mis decisiones a la hora de comer han cambiado, AMO el brócoli, cosa que antes no podía ni ver.

En cuanto a las actividades físicas creo que me costó encontrar alguna que realmente me gustara porque no soporto los gimnasios y eso de encerrarme a respirar sudor ajeno no era lo mío. Probé con cuanta cosa se les ocurra… hasta volé en telas (esta si me gustó), pero descubrí el boxeo!!! Que después se convirtió en Kickboxing! La primera semana fue muy dura… mi resistencia era pésima y mi frustración ni les cuento!!! Dije “ya está, esto tampoco funciona” pero, y es aquí cuando influyó el entrenador, mi entrenador (@tamayo_KO) es tan calmado y con tanta paciencia que intenté una semana más, hoy tengo casi seis meses entrenando y cada vez mi cuerpo resiste más. El HÁBITO juega un papel importante en este punto (también en la comida), resiste 21 días (es lo que tardamos en volver algo un hábito) y verás como el empezará a pedir la actividad física. Las metas diarias son primordiales, objetivos reales a corto plazo.

Otro punto importante con respecto al cuerpo. Osho dice:

“Escucha a tu cuerpo. Sigue al cuerpo. Nunca trates de dominarlo de ninguna manera. El cuerpo es tu base. Una vez que comiences a entender a tu cuerpo, el 99% de tus sufrimientos desaparecerán de la manera más sencilla. El cuerpo dice: “¡Para! ¡No comas!”. Pero sigues comiendo, le haces caso a la mente. Tu cuerpo se siente asqueado, el estómago está diciendo “¡Basta! ¡Estoy cansado!” Te guías por lo que dice la mente, aprende a escuchar tu cuerpo”.

La mente es uno de los pilares del equilibrio, de esa armonía que queremos. Para mí trabajar en la mente es lo que se me ha hecho más difícil, soy una persona muy ansiosa y muy emocional, por lo que me veo afectada por cosas insignificantes rápidamente. La meditación fue clave en mi mejora, puedes hacer un curso (Yo lo hice en SohamYoga de San Luis), puedes pintar mandalas, acostarte antes de dormir a escuchar música; el secreto está en la continuidad, sean 5 minutos o 30, pero ser constante en la práctica. No intentes no pensar en “nada” que es el error de muchos, evalúa cada uno de tus pensamientos y decide qué hacer con ellos, respira y decide si lo analizas o lo desechas. Otra de las cosas que hago es practicar yoga (ya no tanto, cosa que pienso cambiar) hacer 5 respiraciones al despertar y hacer un estiramiento profundo antes de empezar el día, esto va más ligado con Mindfulness.

La mente es un ente poderosisimo!!! Más de lo que creemos. Nuestros pensamientos se convierten en intención y esta a su vez en acciones. Nuestro cuerpo y nuestra mente están íntimamente ligados. Todo lo que hagas con tu cuerpo afectará tu mente, y viceversa. No por azar las enfermedades tienen atribuciones emocionales, psico somatización.

Hoy hablamos de emociones positivas: la gratitud, alegría, esperanza, diversión, amor…etc. Debes reconocer cada emoción, hacerla consciente y disfrutarla!!! Hay muchas maneras de cultivarlas (eso lo hablaré en otro post) pero yo lo hago agradeciendo, puedes hacer una lista diaria con las cosas que agradeces. Riendo!!! (Quienes me conocen saben que puedo ser intensa con este punto), si les cuento no me creerían el efecto sanador de la risa, sube hasta las defensas!!! El punto es, las emociones positivas juegan un gran papel a la hora de sanar nuestra mente, cuerpo y espíritu.

No podemos ver la mente, el cuerpo y el espíritu como entes distantes y separados, somos un todo que se complementa. Una simbiosis. No es fácil, es mentira que logramos un equilibrio perfecto, pero intentarlo nos acercará un poco más a aquella persona que aspiramos ser. Nos acercará un poco más a esa paz interna, a esa tranquilidad que nos hace sentir plenos. Hay mucho que decir de estos pilares, por separado, así que tomen este post como una introducción al tema, pero en conclusión busquen su equilibrio, identifiquen aquello que los haga feliz y practíquenlo al máximo, agradezcan, rían, mediten, quiéranse y FLUYAN!

Leave a Comment

Comments (2)